Arquitectura Religiosa


Versión para impresiónEnviar a un amigoVersión en PDF

Rasines alberga numerosos edificios religiosos, iglesias principalmente, que jalonan la geografía local. En su mayor parte son obras de carácter bastante popular, si bien existen ejemplos, como la Iglesia de San Andrés, de notable envergadura e interés artístico:

  • Iglesia de San Andrés

San Andrés(Bien de Interés Cultural): Data de las postrimerías del siglo XVI, posiblemente a partir del testamento del gran arquitecto Rodrigo Gil de Ontañón (maestro de las catedrales de Segovia, Salamanca, Santiago, Ciudad Rodrigo, Plasencia, Astorga, y autor de obras tan emblemáticas como la fachada de la Universidad de Alcalá de Henares y el Palacio de Monterrey de Salamanca). Se trata de un edificio de planta de cruz latina, con ábside rectangular y amplia nave central con tres tramos, que se remata en el hastial con una esbelta torre. Las bóvedas son de crucería con terceletes, de tradición gótica. En el interior hay que destacar el impresionante retablo mayor, policromado y con uno de los más bellos ejemplos de conjunto escultórico barroco de la región. El año 2015 se ha vuelto a reabrir al culto, siendo las misas los domingos a las 12:30 horas.

  • Ermita de San Esteban, en Rocillo: Data de finales del siglo XII y conserva algunos elementos románicos, como el ábside.
  • Ermita de Los Santos Mártires, en el Cerro: Ubica junto al Camino Real, es un típico ejemplo de ermita popular del siglo XVII. Junto a la misma se ubica la plaza de toros cuadrada.
  • Monasterio de Santa Cruz: Conserva en pie parte de sus estructuras (actualmente empleadas como vaquería), siendo observable toda su planta original, capilla, posible refectorio. Posiblemente date del siglo XVI.
  • Ermita de Villasomera, en el Cerro: s. XVI.
  • Iglesia de San Sebastián, en Ojébar: s. XVI.

Ojebar

  • Iglesia de San Martín, en Cereceda: s. XVI.
    • Ermita de La Piedad, en Cereceda: s. XVIII.;
      • Ermita de Santa Ana, en Ojébar: s. XVII.
        • Ermita de San Roque, en Villaparte: s. XVIII.